Ámsterdam en 3 días

Es posible visitar Ámsterdam en tres días sin renunciar a descubrir sus principales atractivos. En 72 horas conseguiréis ver lo mejor de la ciudad.

Si tenéis sólo 72 horas para visitar Ámsterdam no os preocupéis, los principales lugares de interés están muy juntos y son de fácil acceso en transporte público o a pie.

Aquí proponemos un itinerario que os permitirá optimizar vuestras vacaciones de 3 días en Ámsterdam y visitar los museos más interesantes sin dejar de lado los momentos de descanso, de shopping y por supuesto para hacer un crucero por los canales.

Primer día

El primero de los tres días en Ámsterdam está dedicado a un recorrido de orientación de la ciudad para familiarizarse con ella.

Nada mejor que empezar con un viaje en barco, una de las atracciones más populares entre los turistas: este mini crucero por los canales de Ámsterdam, permite admirar la ciudad en toda su belleza desde una perspectiva nueva e inusual explorando sus rincones y monumentos más bellos, las calles más importantes y la particularidad de algunas casas, disfrutando de una increíble vista panorámica con una agradable sensación de relajación. Hay varios puntos de embarque en diversas zonas de la ciudad, y por lo general están disponibles incluso audioguías en castellano.

Luego podéis dar un paseo por el jardín botánico, un jardín situado en el corazón de la ciudad, una inmersión en el verde, donde la reina es la naturaleza verdadera. Tendréis la oportunidad de observar diferentes especies de plantas tropicales, árboles seculares, estanques, invernaderos y os encontraréis frente a un área dedicada exclusivamente a las mariposas tropicales llenas de colores. En el interior también hay una tienda donde se pueden comprar plantas carnívoras y otras particulares.

Llegó la hora de la comida: es el momento de degustar las especialidades holandesas, os encontraréis frente a una amplia selección para todos los gustos. Los protagonistas son los arenques, servidos rigurosamente crudos, acompañados por pepinillos o cebollas, en un plato o en un delicioso sándwich. Podéis continuar vuestra degustación de especialidades holandesas con los panqueques, que pueden ser dulces o salados y se sirven de muchas maneras, y con las legendarias patatas fritas, muy crujientes que definitivamente vale la pena probar, ya que se consideran únicas.

Por la tarde podéis elegir visitar uno de los muchos museos de Ámsterdam, como el Rijksmuseum, el Stedelijk Museum, la Casa de Ana Frank y el Museo Van Gogh (dejad uno para el tercer día), y si estáis con niños, podéis elegir el Zoo Artis o el Museo de Ciencia Nemo.

Antes de la cena, podéis optar por dar un paseo en uno de los barrios de la ciudad, como:

Habéis llegado al final del primer día: disfrutad de la noche en uno de los muchos restaurantes de Ámsterdam probando una buena cerveza local.

Segundo día

Después de un buen desayuno dulce con panqueques holandeses o con típicos stroopwafel (a menos que no queráis tomar el desayuno salado, típico en estas partes de Europa), os quedan menos de 48 horas para visitar la ciudad, así que el segundo de los tres días en Ámsterdam puede empezar.

Podéis comenzar con un paseo para descubrir la arquitectura holandesa: podéis visitar la escuela de Ámsterdam, construida en ladrillo, o los edificios modernos en los distritos al sur y al oeste del centro, por no hablar de los numerosos puentes de la ciudad, estructuras arquitectónicas para cruzar los canales.

Dedicad el resto del día a ir de compras. Si queréis volver a casa con regalos originales evitad las túristicas Kalverstraat o Nieuwendijk: hay zonas y tiendas menos conocidas entre los turistas que no os podéis perder:

A la hora de la cena elegid un restaurante no turístico, para probar la verdadera cocina local. Si es invierno probad el stamppot, un plato holandés con salchicha y patatas o las sopas, que son de las mejores en Ámsterdam. Podéis acabar la noche descubriendo la zona roja, aunque sólo sea para ver una realidad muy diferente a la que estamos acostumbrados.

Tercer día

Vuestra visita a Ámsterdam en tres días está llegando a su fin, sólo falta un día antes de volver, pero en pocas horas se pueden hacer muchas cosas. Si está abierto, podéis pasar todo el último día en Keukenhof, uno de los parques más bellos de Europa, donde cada primavera florecen más de 7 millones de tulipanes.

Como alternativa, podéis saciar vuestro deseo de tulipanes, visitando el Bloemenmarkt, el mercado de las flores, un verdadero enjambre de colores y olores. Para un día cultural, no hay nada mejor que visitar uno de los museos que dejasteis de lado el primer día, tal vez haciendo una foto a la famosa inscripción “I Amsterdam” frente al Rijksmuseum.

También es interesante visitar el mercado del queso, que a estas alturas de vuestra estancia ya habréis probado unas cuantas veces: aquí encontraréis todo tipo de queso, desde el más curado hasta los más frescos, desde el Edam al Alkamaar.

Antes de la cena, o antes de regresar al aeropuerto, relajaros en el Vondelpark, el pulmón verde de la ciudad, para terminar de la mejor manera posible vuestros tres días en Ámsterdam.

Cómo ahorrar en billetes de transporte y admisión

Pensate appositamente per chi vuole visitare Amsterdam, le City Card permettono di risparmiare sui mezzi pubblici e sugli ingressi delle principali attrazioni turistiche.

Más información

Lo que no os podéis perder en Ámsterdam
No te pierdas

Lo que no os podéis perder en Ámsterdam

Aquí podéis encontrar un resumen de cosas que hacer y actividades que no os podéis perder en Ámsterdam durante una primera visita a la capital holandesa, entre museos y transgresión.
Ler todos
¿Es útil para ti este artículo?

Ttu opinión es muy importante para nosotros, vamos a saber lo que piensa con las estrellas

Valoración media 4 en 1 votos
Compartir